La inversión en start ups crece al nivel de 2001 en E.E.U.U. Se invierte más, en menos empresas y, sobre todo, en software.